martes, 2 de diciembre de 2014

LA FILOSOFÍA: PROPOSICIÓN DE UN IDEAL

“Las ideas se tienen, en las creencias se vive” 
Ortega y Gasset.


El pasado veintiocho de noviembre fue el día Mundial de la Filosofía, que es la ciencia que ama y busca la verdad y no hay nada que nos haga más humanos que nuestra profunda voluntad de saber. Voluntad de saber para entender el mundo y para entendernos a nosotros mismos.

Casi todo está dicho por los grandes filósofos; lo que sucede es que los tenemos olvidados, guardados en viejas estanterías permitiendo que sean borrados por el tiempo y el polvo. Pero de vez en cuando nos conviene recuperarlos para maravillarnos de lo modernos que son. (“Conocer al otro requiere inteligencia, conocerse a sí mismo sabiduría. Lao Tsé, siglo VI a.c.). 

La Filosofía está en las raíces de la Psicología y muchos conceptos y técnicas del coaching vienen de aportaciones filosóficas (“La persona logra la felicidad cuando está dispuesto a ser lo que es”, Erasmo de Rotterdam; “El esfuerzo por alcanzar las alturas basta para llenar el corazón de un hombre”, Albert Camus). 

La Mayéutica de Sócrates es un claro ejemplo de ello, pues a través de preguntas poderosas intentaba sacar a la luz la verdad de las cosas, su esencia oculta por las apariencias. En eso andamos los coaches: en sacar a la luz la esencia a nuestros clientes (maietikos: comadrona, el ayudante a dar a luz). Ése es nuestro máximo cometido y cuando lo conseguimos es el mayor regalo que podemos hacerle a una persona.

También Platón invitaba a “trascender” la realidad, a ver más allá de las apariencias, ejercicio imprescindible para moverse por la vida. Aprender a mirarse los problemas desde diferentes perspectivas nos ofrece la oportunidad de encontrarle soluciones porque las cosas no son siempre lo que parecen. Kant clasificó la actividad mental en conocimiento, emoción y voluntad. El filósofo de Königsberg tuvo especial interés en describir nuestros instrumentos de percepción y de pensamiento; y si a esto le añadimos el filtro de nuestras creencias y valores,  tenemos ahí una magnífica estructura para observar el origen de gran parte de nuestros problemas. Tenemos que pasar a la consciencia esas estructuras que nos están haciendo percibir el mundo de una determinada manera.

La filosofía ( y en cierto sentido también el coaching) invita por encima de todo a la reflexión, a dudar pero también a encontrar soluciones porque la filosofía habla de la vida aunque a veces no lo parezca. ¿Y cuál es la mayor virtud de la reflexión? Pues que es el mejor antídoto para no caer en dogmatismos, en populismos, en creencias autodestructivas; es el mejor antídoto para estar despierto con los ojos tan abiertos como la lechuza que la simboliza y todo lo ve. Gracias a la Reflexión podemos comprendernos mejor e incluso aceptar los límites de la razón y reconciliarnos con cierta inexplicabilidad del mundo porque la mente no puede abarcarlo todo. (¡Al menos de momento!)

La filosofía invita a tener una mente abierta, a que estemos continuamente “asombrados”, maravillados de lo que hay a nuestro alrededor y a que estemos siempre dispuestos a cuestionar nuestros dogmas y aprender cosas nuevas. (“Vende inteligencia y compra perplejidad”, Jalal ad-Din Rumi)

La mayor misión de la filosofía es la de transmitir modelos de excelencia: modelos de dignidad humana, de ética, de una sociedad justa, un modelo de belleza, de individuo…y así lo ha hecho históricamente a través de la virtud platónica, la prudencia aristotélica, el sabio feliz de Epicuro o el Superhombre de Nietzsche por poner algunos ejemplos. Necesitamos perfilar ese ideal para que se movilicen nuestras fuerzas latentes.

IDEAS PARA RECORDAR:
La Filosofía es un producto de la sabiduría humana de la que se nutren la Psicología y el coaching.
Nos invita a mirar más allá de las apariencias, profundizar, cambiar de perspectiva y encontrar soluciones.
Promueve  el conocimiento de nosotros mismos y de lo que nos rodea y ofrece modelos éticos de excelencia en lo personal y lo social.
Tener modelos moviliza nuestras fuerzas latentes.
El coaching pretende sacar a la luz la esencia de las personas.
La Filosofía nos invita a vivir la vida, a estar asombrados y maravillados de todo lo que hay a nuestro alrededor.

Foto: MarCruzCoach