sábado, 18 de octubre de 2014

LA ATENCIÓN: LA MEJOR MEDICINA PARA LA MENTE

“La atención, desde una perspectiva profunda, es una herramienta para cambiar la mente”  Daniel Goleman

Somos seres profundamente emocionales, para lo bueno y para lo malo, por eso, debemos esforzarnos en que no se produzca una tiranía de las emociones en nuestras vidas.
Daniel Goleman en su nuevo libro “Focus, desarrollar la atención para alcanzar la excelencia” explica que la modalidad del cerebro, por defecto, son los pensamientos errantes. El cerebro inconsciente no para de generar preocupaciones , y si lo dejamos en piloto automático eso es lo que hace: trabajar para detectar todo lo negativo con el objetivo de asegurar la supervivencia.

Pero hoy en día, el ser humano tiene más objetivos, además de querer seguir con vida. Nuestras obligaciones cotidianas, nuestros trabajos, nuestras relaciones personales… son ahora mucho más complejas y requieren de un entrenamiento más refinado para conseguir nuestros propósitos.

Las investigaciones demuestran que un COMPROMISO ACTIVO CON LA ATENCION es el mejor antídoto contra la distracción y los secuestros emocionales.
La buena noticia es que depende de nosotros dirigir nuestra atención y trabajar para mejorarla. Una de las actividades que se han demostrado más efectiva para este fin es la práctica de conciencia plena o Mindfulness, tan de moda hoy en día.

En realidad casi cualquier actividad contemplativa: escuchar música relajante, contemplar un paisaje, dar un paseo por la naturaleza, rezar…tienen un efecto muy positivo para nuestro cerebro, porque ayuda a calmar nuestros pensamientos y nos ayudan a tomar consciencia de nuestro yo.

La idea es desarrollar una metaconciencia que nos haga darnos cuenta de que nuestra mente divaga. Y una mayor metaconciencia conforma una especie de timón interior que es clave para gestionar bien lo que hacemos y lo que no.

El primer paso para no ser arrollado por el tren de una emoción es darnos cuenta de que esa emoción está presente en nosotros y, sólo desde esa consciencia podremos tomar decisiones libres y no presos de la misma.
La Atención es el músculo más importante para tomar  conciencia de uno mismo y para realizar una buena gestión emocional.

Ya William James, padre de la psicología vio la importancia de la Atención y dijo que para reajustarla hace falta: Juicio, carácter y voluntad.
  

IDEAS PARA RECORDAR:
La atención es la mejor medicina para evitar los secuestros emocionales.
Depende de nosotros trabajar y dirigir la atención.
Las actividades contemplativas y, en especial, la práctica de Mindfulness o “conciencia plena“ se han mostrado muy efectivas para mejorar nuestra atención.
Desarrollar una mayor metaconciencia conforma una especie de timón interior que es clave para gestionar nuestra vida.

Foto: MarCruzCoach